El “artista” que quiso hacerse famoso profanando hostias consagradas

La libertad artística termina donde empieza el legítimo respeto por las creencias religiosas.