Esta chirigota destroza el pensamiento único en el Carnaval de Cádiz

La evidencia de cuán ridículo puede ser lo políticamente correcto.