Esta chirigota destroza el pensamiento único en el Carnaval de Cádiz

La evidencia de cuán ridículo puede ser lo políticamente correcto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here