“Hoy se quiere que el padre eduque como si fuera una madre, y eso es un error” dice María Calvo

La profesora Maria Calvo, experta en educación diferenciada asegura que se trata de arrinconar a la masculinidad y lo que se está generando son hombres blandos feminizados.

Según la profesora Calvo, en muchos casos, la mujer se encarga de abrir una brecha, una distancia emocional entre el padre y los hijos, porque ha ido apartando al hombre, al que considera patoso, torpe, que lo hace todo fatal, que traumatiza al niño; y el varón queda reducido a un espectador benévolo de la relación entre madre e hijo.

En la sociedad una especie de confabulación de lo maternal contra el varón… de manera que el hombre se ve obligado a adoptar modelos femeninos y solo se ve aceptado en la medida en que adopte el papel de «mamá bis».

Tener hijos sin un hombre al lado es un horror. Para criar y educar a los hijos se necesita un hombre. Porque el varón es el que pone los límites, a las madres nos cuesta más. Y sin límites, no hay educación.

Si no, se produce un desequilibrio que se refleja en fracaso escolar o en agresividad muy fuerte en la adolescencia. Por ejemplo, ninguno de los tres niños que mataron a una pareja de ancianos en Bilbao tenía padre; los cuatro chicos que violaron en Andalucía a un niño de 9 años tampoco tenían padre; los terroristas de las Ramblas de Barcelona, tampoco; de los 1.000 detenidos por los saqueos y disturbios violentos de Londres en 2011, el 90% sin padre.

A las madres les cuesta más poner límites porque somos capaces de dar tanto amor que llega un momento en que los ahogamos en amor. Sobre todo ahora que se tienen pocos hijos, muy tarde y muy planificados; y muchas mujeres llegan a decir que el niño es “la razón de mi existencia”, lo cual es horrible: un hijo no puede ser la razón de tu existencia, porque un hijo viene y se va. Si el hijo se convierte en la razón de tu existencia, estás creando una insana relación de dependencia: esa madre le cuenta todo al niño, lo convierte en su confidente, su paño de lágrimas y eso altera el equilibrio psíquico del hijo. Y, en la adolescencia, esos chicos se rebelan, con una agresividad brutal, reclamando su autonomía.

No quiero generalizar, porque hay madres que, a pesar de todo, saben mantener el equilibrio, pero otras muchas terminan creando monstruos. Niños insaciables, inmaduros, metidos en una especie de útero virtual. Que no tenga problemas, que no pase frío, que no pase hambre… esas madres le niegan al niño el mayor derecho que tiene, que es el derecho a la carencia, a los límites, a la frustración.

Y quien debe marcar el límite es el padre. Cuando un niño acepta un “No” de su padre -no de su madre- está preparado para aceptar un “No” de la sociedad. 

Las broncas reflejan amor puro. Hay que amar muchísimo a un hijo para aguantar sus llantos cuando es pequeño y aguantar que nos odie cuando es adolescente. Y eso lo hacen mucho mejor los hombres que las mujeres. El amor masculino del padre no tiene menor calidad que el amor de la madre.

A veces nos quejamos las mujeres de que el hombre no está en casa o no ayuda, pero es que lo echamos del hogar con nuestras críticas y nuestras normas.

La mujer ha avanzado en el mundo profesional, empresarial, universitario, lo cual es muy positivo, pero queremos seguir siendo, además, las reinas de la casa, controlarlo todo. Y lo que deberíamos hacer es dejarle espacio al varón y quitarnos de en medio.

Que actúe como padre, a la manera masculina, a su estilo, no a nuestro estilo. Las mujeres tendemos a proteger más a los hijos, ellos a fortalecerlos; nosotras a controlarlo todo, ellos a darles autonomía; nosotras a la inmediatez… antes de que el niño tenga frío, ya tiene el abrigo puesto; si se le olvidan los deberes, la madre se los lleva al colegio… y el hombre, todo lo contrario.

Que el niño se va a ir de excursión con el padre y se va a caer y se va a partir la pierna… ¡pues que se la parta! Que le dejas al padre al frente de los niños y no los baña, ¡pues que no los bañe!

Fuente original: https://www.eldebatedehoy.es/educacion/educacion-diferenciada-maria-calvo/

Para ser parte de La Contra TV, solo es necesario ingresar a: https://www.lacontra.tv/suscripcion/

Al suscribirte podrás recibir no solo los vídeos diarios, sino también que podrás estar informado sobre la realización de actividades, videochats y tener acceso a los contenidos exclusivos.

Para ayudar económicamente: https://www.lacontra.tv/donacion

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here