Los cambios que planea TVE ante las denuncias de manipulación

Enric Hernández, director de Informativos de TVE
Enric Hernández, director de Informativos de TVE

Hace unos días, los españoles despertaban con una noticia que, para sorpresa de pocos, volvía a poner en entredicho el desempeño periodístico de Televisión Española. La Junta Electoral Central, contradiciendo a la Junta Electoral de Madrid, acusó a la periodista Mónica López de “falta de neutralidad informativa” por su entrevista a la candidata de Vox, Rocío Monasterio.

Según la denuncia de la Junta, aprobada por ocho votos contra cinco, la periodista de ‘La hora de La 1’ dio una información sesgada ideológicamente. De sus 13 minutos y medio de entrevista a Monasterio, 11 y medio se centraron en dos temas polémicos (el abrupto debate de la SER y el cartel de los MENAS).

Activista política más que periodista

Además, señala la Junta Electoral que López abandonó su papel de entrevistadora, y asumió una posición de confrontación abierta, como si se tratara de un debate entre Monasterio y ella. Analizando el resto de entrevistas a los candidatos, el informe de la Junta concluye que Mónica López no asumió una actitud agresiva similar con ninguno de los demás políticos, por lo que concluye que su cobertura de la entrevista fue sesgada.

Sesgo ideológico de los contenidos

Esta denuncia de la junta Electoral llega en un momento de cambios en la televisión pública. Desde que Rosa María Mateo abandonase la presidencia, envuelta en diversos escándalos y polémicas, a menudo relacionadas con el sesgo ideológico de los contenidos, son muchos los rumores de cambios en la cadena.

El nuevo presidente, Pérez Tornero, ya señaló que la televisión pública tenía que hacer periodismo de calidad, y que no habría sitio para el info-show. Muchos han visto en estas declaraciones un anticipo de la cancelación de Las cosas claras, el polémico programa de Jesús Cintora.

Por otro lado, diversas fuentes informan de que Tornero planea prescindir de Enric Hernández, director de informativos de la cadena. Al parecer, la nueva directiva le considera responsable de la deriva de los informativos, que han recibido críticas internas y externas por su sesgo político, y que han lastrado los datos de audiencia de una Televisión Española incapaz de competir con las principales televisiones privadas.

Veremos si estos cambios se producen. De momento, denuncias como la de la Junta Electoral Central no hacen sino dinamitar la confianza que los españoles tienen en su televisión pública.