Los hikikomoris, dos millones de “nuevos esclavos” gracias a la tecnología