Un abogado dice que las estrategias que plantean las “leyes feministas” son ridículas y nocivas