Un ciberataque a la mayor empresa de oleoductos de EEUU provoca el caos en el país

Colonial Pipeline
Colonial Pipeline

Colonial Pipeline, la principal empresa en el sector de los oleoductos de todo Estados Unidos, ha sido víctima de un ciberataque que ha provocado el caos en todo el país. No es para menos, ya que Colonial se encarga del 45% de los suministros de petróleo y gasolina del sur y el este del país, lo que incluye el área metropolitana de Nueva York.

A raíz del ciberataque, más de 10.000 gasolineras de los Estados afectados han informado de que se han quedado sin suministros. El precio de la gasolina ha alcanzado su máximo desde 2014, según informa la Asociación Estadounidense del Automóvil. Y algunos Estados, como Florida o Georgia, ya han declarado el estado de emergencia.

Hasckers Darkside, los culpables del ciberataque

El FBI ya ha señalado a los hackers Darkside como origen del ciberataque. Se especula con que se trate de unos hackers de origen ruso, ya que es el idioma utilizado para los ataques. Sin embargo, ya se ha descartado que la motivación de los autores sea política: en un comunicado, Darkside asegura que su objetivo es estrictamente económico, ya que pretenden chantajear a Estados Unidos; y, de hecho, lamentan haber causado daños sociales, e indican que en el futuro impondrán controles a sus “socios” para evitar situaciones similares, con lo que parece claro que Darkside es sólo un intermediario, que ofrece el servicio de hackeo a algún cliente interesado en esta acción.

Precisamente, en las próximas semanas, Biden pensaba decretar una orden presidencial que obligase a las empresas que prestan servicios federales a reforzar su ciberseguridad.

Sin duda, este suceso le reafirmará en su postura, para evitar ataques que, según indican altos cargos del Gobierno, son cada vez más habituales.