Una Universidad canadiense expulsa a una profesora libanesa por cuestionar el “racismo sistémico”

Rima Azar
Rima Azar

La Universidad Mount Allison, reconocida como la mejor universidad de Canadá, ha suspendido de empleo a la profesora Rima Azar por unos comentarios supuestamente racistas que, hasta el momento, no se han concretado en frases ni expresiones dichas por ella. Rima Azar nació en el Líbano, donde vivió toda su infancia y adolescencia, en medio de una guerra civil provocada por conflictos de identidad religiosa. Posteriormente, emigró a Canadá, donde consiguió la doble nacionalidad, además de obtener un doctorado en Psicología y una plaza como docente en esta prestigiosa universidad.

Activista Rima Azar

Hace unos meses, a raíz de unos comentarios de la activista local Husoni Raymond, Azar replicó en su blog personal que Canadá en absoluto era un país sistemáticamente racista; que la cultura “del patriarcado y la violación” de la que hablaban muchos activistas no lo era en absoluto, comparado con los horrores que ella había vivido en Líbano; y que el Black LivesMatter era un movimiento radical, de origen marxista, basado en discursos identitarios similares a los que habían destrozado su país.

Una de sus alumnas, escondida tras un pseudónimo, publicó estos comentarios en Twitter, facilitando el contacto de las diversas instituciones con las que Azar tenía relación, con el objetivo de que fuese denunciada y despedida. Algunos medios se hicieron eco, publicando noticias en las que se daba a entender que la profesora Azar había realizado comentarios terriblemente racistas, pero sin citar nunca ninguna de las palabras dichas o escritas por ella.

Acusaciones de todo tipo…

El resultado fue que una turba enfurecida se lanzó contra Azar en Twitter. Algunos alumnos acudían a las redes para denunciar que la presencia de Azar en la Universidad era un peligro para cualquier estudiante que no fuese un “varón blanco cisgénero y heterosexual”, y la acusaban de racismo, homofobia, transfobia o violencia sexual. Ante esta situación, la Junta directiva de la universidad ha decidido suspender a Azar de empleo durante el próximo curso.

Apoyos a Azar

Por otro lado, también ha habido voces en favor de Rima Azar. Mark Mercer, líder de la Sociedad para la Libertad de Expresión Académica, ha mostrado el rechazo de esta institución ante este caso concreto, y ante la situación global de las universidades canadienses en materia de libertad de expresión. Periodistas como Jonathan Kay o intelectuales como el conocido psicólogo Jordan Peterson también han querido acudir a las redes en defensa de la profesora Azar.

Las críticas vienen de los blancos…

De hecho, Jonathan Kay señala lo irónico de la situación. Y es que la mayoría de los que la critican, así como los directivos de Mount Allison y los periodistas que cubrieron la noticia de forma condenatoria, son personas blancas. Muchos comentarios en redes proceden de usuarios que recalcan en esos mensajes, o en sus perfiles, que son “privilegiados blancos cisgénero”, que entienden el racismo sistémico o el colonialismo mejor que Azar. Teniendo en cuenta que Rima Azar es una libanesa emigrada por una guerra civil en un territorio que hoy lucha contra la amenaza del DAESH, estos comentarios parecen fuera de lugar. Es por ello que Kay indica, con cierta ironía, que el revuelo causado por los comentarios de Azar huele a “auto-santificados que esperan celebración y reconocimiento de su propia superioridad moral”.

Acciones legales contra la Universidad

Rima Azar ya ha emprendido acciones legales contra la Universidad y contra todos aquellos que la han difamado. Esperemos que los tribunales canadienses gocen de mejor sentido común que su sistema universitario.